Visite la Barcelona Medieval

Barcelona, ciudad que en la alta edad media recibió las influencias del mundo islámico y de la Europa carolingia, desarrolló un papel fundamental en toda la cuenca mediterránea en la época gótica. Como capital de Catalunya, llegó a regir un amplio territorio que incluía puntos tan distantes como Sicilia y Atenas. Barcelona fue en la época medieval un centro importantísimo de comercio en todo el Mediterráneo.
De esta época floreciente que abarca los siglos XIII, XIV y XV, quedan muchos testimonios en la ciudad. La historia de la Barcelona medieval puede leerse hoy de forma plena en su urbanismo y en los importantes edificios románicos, y sobre todo góticos, que nos explican el pasado de una ciudad y que la convierten hoy en una de las ciudades europeas con una historia más presente cuando paseamos por el barrio gótico. Un paseo que nos lleva a comprender las sucesivas ampliaciones de los recintos de murallas que acompañan su crecimiento en la época medieval.
Un paseo que nos lleva a comprender el importante papel que jugaron en aquella época las instituciones, así la parte gótica del edificio del Ajuntament o del Palau de la Generalitat; el papel de la monarquía y de la nobleza, con el palacio real y los palacios nobles de la calle Montcada; el papel de la Iglesia, con la catedral y sus templos, muy ligados también a los gremios de la burguesía, como Santa Maria del Mar, por ejemplo. Del mismo modo, el papel que jugó la ciudad de Barcelona, desde un punto de vista comercial, queda patente en edificios como las Drassanes (atarazanas) o la Llotja (lonja), que reflejan una clase burguesa que se abrió con potencia al mundo, así como las instituciones asistenciales, como el Hospital de la Santa Creu o la Pia Almoina.
Los monasterios situados entonces fuera de la ciudad, como el monasterio románico de Sant Pau del Camp, o bien el monasterio gótico de Santa Maria de Pedralbes, son testimonio del pasado de la ciudad. Todo ello hace que Barcelona sea una de las ciudades artísticamente más ricas de Europa en patrimonio medieval, que el visitante puede descubrir hoy, mediante un recorrido extraordinario.
 

Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC) Palau Nacional de Montjuïc - Parc de Montjuïc

El origen del museo se sitúa a finales del siglo XIX, y desde 1934 ocupa el actual emplazamiento, el Palau Nacional de Montjuïc, edificio que fue construido para la Exposición Universal de Barcelona de 1929. El museo explica la historia del arte catalán en comparación, cuando sus colecciones así lo permiten, con el europeo. El arte románico y gótico que conserva complementan la visión que el visitante de la ciudad de Barcelona puede tener de la época medieval en todo el territorio de Catalunya. Los conjuntos de pintura mural románica y las posibilidades de lectura sobre la evolución de la escultura y la pintura gótica con todas sus influencias y estilos, llevan al visitante a la contemplación de un arte medieval europeo del máximo nivel.
Procedente de los grandes edificios medievales de la ciudad de Barcelona, el museo preserva parte de la decoración esculpida de la primitiva catedral románica del siglo XI, una serie de capiteles de Sant Pere de les Puelles y esculturas procedentes de los conventos del Carme y de Sant Francesc. La mayoría de los grandes retablos góticos realizados por Jaume Huguet en la iglesia de Sant Agustí Vell, de Sant Vicenç de Sarrià y de Santa Maria del Pi se conservan en el MNAC.
 

Sant Pere de les Puelles Pl. de Sant Pere, s/n

 La iglesia originaria de la época pre-románica conserva parte de la estructura de cruz griega del siglo X y los capiteles corintios utilizados bajo la cúpula del siglo XII; el pequeño campanario, llamado dels ocells (de los pájaros), también es de época románica. Capilla de Sant LLàtzer Pl. de Pedró, 1 Obra románica del siglo XII, fue en origen la capilla de un hospital de leprosos, llamado dels malalts mesells (enfermos leprosos), fundado por el obispo Guillem de Torroja (1144-1171). Capilla del Marcús Pl. de Marcús, s/n Construida en el siglo XII al lado del antiguo camino romano que salía de la ciudad (actual calle Carders). Es una pequeña ermita románica que conserva parte de su exterior original con arquerías ciegas.
 

Capilla del Marcús Pl. de Marcús, s/n

Construida en el siglo XII al lado del antiguo camino romano que salía de la ciudad (actual calle Carders). Es una pequeña ermita románica que conserva parte de su exterior original con arquerías ciegas. Sant Pau del Camp Sant Pau, 99 Del siglo XII, es el conjunto románico más notable de la ciudad. En su interior destaca el claustro con arcos trilobulados, ya del siglo XIII, que lo hace único en Catalunya. Capilla de Santa Llúcia Santa Llúcia, 3 Situada anexa a la catedral gótica, es una obra románica de transición construida en 1268. En los capiteles de la puerta están representadas la Anunciación y la Visitación. Murallas de Barcelona Porta de Santa Madrona El crecimiento de la ciudad durante el siglo XIII hizo que Jaime I construyera la nueva muralla, y más tarde Pedro el Ceremonioso (1336-1387) amplió el recinto. Queda un tramo de esta muralla, llamado hoy Puerta de Santa Madrona.
 

Palacio Episcopal Bisbe, 5

Conserva, de época medieval, una galería románica en la planta noble del siglo XIII, en un edificio remodelado en la época barroca. Palacio Real Mayor. Tinell. Capilla de Santa Àgata Pl. del Rei, s/n La fachada presenta, sobre el antiguo muro del siglo XIII, los grandes contrafuertes que sostienen los arcos diafragmáticos del Saló del Tinell. Éste lo construyó por orden del rey Pedro el Ceremonioso entre 1359 y 1362 el arquitecto Guillem Carbonell. La Capilla Palatina llamada de Santa Àgata, de una sola nave, fue construida por el rey Jaime II a principios del siglo XIV; en el interior conserva el retablo del condestable, de Jaume Huguet. Este conjunto arquitectónico se puede visitar y forma parte del Museu d’Història de la Ciutat. La catedral Pla de la Seu, s/n Construida durante el siglo XIV en su mayor parte, es de tres naves y transepto y capillas laterales entre los contrafuertes. Tiene una cripta dedicada a Santa Eulàlia. En el claustro, construido entre 1350 y 1448, se entra desde el exterior por la puerta de la Pietat. La fachada de la catedral se proyectó a finales del siglo XIX siguiendo un modelo gótico de 1408.
 

La Pia Almoina Pla de la Seu, s/n

El edificio se construyó a mediados del siglo XV y era la sede de esta institución fundada en el siglo XI, que tenía la función de dar de comer a los pobres. Actualmente, es sede del Museu Diocesà. Atarazanas Av. Drassanes, s/n Construidas en el siglo XIV, tienen ocho amplias naves paralelas, en las que se construían barcos que surcaban el Mediterráneo. Es uno de los edificios civiles más importantes del gótico. Actualmente es sede del Museu Marítim.
 

Casas dels Canonges Pietat, 2-6

Las casas góticas de los Canonges se construyeron en el siglo XIV y constituyen un buen ejemplo de residencia civil. Actualmente están vinculadas al Palau de la Generalitat. La Llotja Pg. Isabel II, 4 La Llotja o sala de contratos comerciales fue construida por el rey Pedro el Ceremonioso entre 1380 y 1392. Fue ampliada en el siglo XV y reformada en 1774, siguiendo el gusto neoclásico. En su interior conserva el gran salón gótico de tres naves separadas por arcos de medio punto.
 

 Santa Maria del Mar Pl. del Born, 1

Obra del arquitecto Berenguer de Montagut de mediados del siglo XIV, presenta en el interior de tres naves casi de la misma altura y separadas por pilares unas proporciones de espacio extraordinarias que la hacen única. Era el templo de los armadores y mercaderes de la Barcelona gótica.
 

Iglesia de San Just y Pastor Pl. de Sant Just, 5

La iglesia gótica se inició en 1342. Es de nave única con capillas entre los contrafuertes, como es habitual en el gótico catalán.
 

Iglesia del Pi Pl. del Pi, s/n

Construida en el siglo XIV, sigue el esquema de una nave con capillas laterales entre los contrafuertes. Conserva parte de los vitrales góticos. Una de las capillas, la de los Revenedors, tenía un retablo de Jaume Huguet, que hoy se conserva en el MNAC. Monasterio de Santa Anna Rivadeneyra, 3 Vinculado a la orden del Santo Sepulcro desde el siglo XII, la iglesia conserva la estructura románica, con reformas góticas; el claustro y la sala capitular se construyeron en el siglo XV.
 

Monasterio de Pedralbes Baixada del Monestir, 1

 Fue fundado por la reina Elisenda de Montcada, esposa del rey Jaime II, en el año 1326. Es notable la iglesia y el claustro de tres pisos; en él se encuentra la capilla de Sant Miquel, decorada por el pintor Ferrer Bassa en el año 1343, de acuerdo con los modelos primitivos italianos. Alberga el Museu Monestir de Pedralbes y la Colección Thyssen-Bornemisza.
 

Palau de la Generalitat Pl. de Sant Jaume, s/n

Sede de las Cortes Catalanas o Parlamento instituida en tiempos de Pedro el Grande (1283), parte del edificio actual responde a la época gótica. Así el cierre de la calle del Bisbe, con la portalada coronada por el medallón dedicado a San Jorge, obra de Pere Joan, la escalinata y el patio gótico fueron construidos en 1425. Poco después se construyo la Capella de Sant Jordi, y en 1526 el Pati dels Tarongers.
 

Ayuntamiento Pl. de Sant Jaume, s/n

Desde el siglo XIV, el edificio es la sede la Casa de la Ciutat. La fachada gótica es obra de Arnau Bargués, con decoración de Jordi de Déu y Pere Anglada. En su interior destacan el Saló de Cent, obra del arquitecto Pere Llobet, también del siglo XIV, y el patio gótico. Hospital de la Santa Creu Hospital, 56 La compleja estructura hospitalaria medieval de la ciudad de Barcelona puede seguirse aún hoy en este edificio iniciado en 1401 por el rey Martín I y ampliado en el siglo XVI. Destacan el claustro y las naves góticas del piso del Hospital, actualmente sede de la Biblioteca de Catalunya.
 

Palacios de la calle Montcada Rue Montcada

En esta calle se conserva el siguiente conjunto de palacios de época gótica: el Palau dels Cervelló, del siglo XV; el Palau Dalmases, del siglo XVII, que conserva la capilla gótica; el Palau dels Marquesos de Llió, del siglo XIV, reformado posteriormente y hoy sede del Museu Tèxtil i d’Indumentària; el Palau Aguilar, del siglo XV, que es la sede del Museu Picasso desde 1963; el Palau Nadal, de los siglos XV-XVI, que alberga el Museu Barbier Mueller d’Art Precolombí.