Historia de Barcelona

A continuación encontraran un breve resumen de las diferentes etapas de la historia de la ciudad:
 

Barcelona Clásica Barcelona restos romanos

 
A pesar de los vestigios de asentamientos íberos y cartagineses,
el verdadero nacimiento de la ciudad se produjo en la época romana.
La ciudad tuvo su origen con la dominación romana, en el 218 a.C.,
Barcino, es una pequeña colonia para el retiro de los soldados perteneciente a Tarraco (Tarragona en la actualidad).
Debido a su situación estratégica, pronto gozó de actividad comercial sobretodo reconocida
en el cultivo de la vid que se exportaba al resto del imperio.
El templo de la ciudad se erigió en honor a Augusto, quien erigió la muralla de la ciudad.
Hoy en día todavía se pueden apreciar numerosos vestigios de la antigua colonia romana como son ciertos
 fragmentos de la muralla que circunvalaba la ciudad, el templo de Augusto, la necrópolis, así como restos de estructuras
que se pueden observar en el subsuelo del Museu d'Història de la Ciutat.
Hacia el año 259 llegan las primeras comunidades cristianas a la ciudad, se sabe que la comunidad judía estaba establecida en la ciudad
en el siglo IV cuando se construyó la 1ª sinagoga de la península. En el 379 la separación del imperio romano en 2 el cristianismo se impone como religión oficial,
En el s. V llega la conquista de los godos a tierras hispánicas y su posterior reinado, sin embargo éste periodo pasa bastante desapercibido en la ciudad,
la ocupación fue pacífica y los ciudadanos no cambian su forma de vida romana.
 

Barcelona Musulmana

 
Los musulmanes entraron en la península en 711, pero en Barcelona la conquista no tuvo éxito en un principio,
 hasta 718 cuando la conquista de todo el territorio hispánico fue definitiva. El poder musulmán en la ciudad duró algo más de 83 años.
La presencia musulmana no intentó convertir a la población local, permitiendo la libertad de culto, y generalmente los ciudadanos recibieron un trato bastante favorable.
La catedral, fue convertida en mezquita. El gobierno civil fue respetado y la ciudad conservó las autoridades tradicionales (conde y obispo cristiano, y jefe de la comunidad judía).
 

Barcelona GóticaBarrio Gótico Barcelona

 
La llegada de los carolingios y su asentamiento y reinado, en continua batalla con los musulmanes
dio paso al gobierno de la ciudad por los primeros condes.

Barcelona, había llegado a sus límites espaciales y se disponía a ordenar su tejido urbano construyendo
una nueva muralla para dar cabida a la nueva ciudad.
Barcelona erigió su ciudad gótica alrededor del centro, la plaza Sant Jaume.
Mientras, fuera de la muralla, aparecía la ciudad artesanal alrededor de Santa María del Mar,
que convertiría a Barcelona en una ciudad de mercaderes, navegantes, comerciantes y profesionales, la Barcelona de los gremios.
Barcelona se convertiría en uno de los centros políticos, económicos, sociales, culturales y comerciales de un territorio
que comprendía no sólo la actual Cataluña, sino el conjunto de estados que conformaron la antigua Corona de Aragón
(Cataluña, Aragón, Valencia, Baleares, Rosellón, Cerdeña, Nápoles, Atenas y Neopatria).
La decadencia llego con los brotes de Peste y hambruna, la piratería, la apertura del comercio por el atlántico,
las revueltas campesinas, el endeudamiento de la monarquía y la guerra de 10 años entre ésta y la Generalitat.
 

Barcelona Moderna


Cataluña se une a Castilla por el matrimonio entre Fernando de Aragón e Isabel de Castilla, época del descubrimiento de América en España,  
mientras que Cataluña sufría guerras: la guerra dels Segadors,
y la derrota militar de 1714 en la Guerra de Sucesión que hizo desaparecer las instituciones de Cataluña.
Después de la derrota militar, un nuevo crecimiento económico impulsado por el carácter laborioso de los barceloneses
dio paso a la revolución industrial. Por orden del rey se construye la Ciudadella, se amplía el puerto, se urbaniza el Raval y la Rambla,  
y se abre el comercio con las Américas para Cataluña.
Se desarrolló la industria sobretodo en el plano textil y la metalurgia, se pone el 1er alumbrado público.
 

Barcelona ModernistaLa pedrera - gaudi


Después de la invasión napoleónica y la guerra del francés, la monarquía española recupera el poder sobre Cataluña.
El s. XIX es de gran conflictividad social por la lucha de clases, como resultado la ciudad apareció con cambios como el derribo de las murallas,
que aún resguardaban la ciudad, cosa que permitió el ensanchamiento, la agregación de las ciudades vecinas
y la destrucción de la ciudadela militar para acoger la Exposición Universal de 1888.
También se iniciaron en el interior del recinto amurallado las reformas urbanísticas dirigidas a solucionar la degradación y la falta de espacios públicos.
La ciudad industrial que era Barcelona inauguró el primer ferrocarril en 1848, efectuó las desamortizaciones de los bienes eclesiásticos
y acogió la fundación de los sindicatos UGT en 1888 y CNT en 1910. Resurge el catalán como lengua cultural.
 

Barcelona Novecentista


Barcelona fue convirtiéndose en una capital de la vanguardia cultural, donde se experimentaban los nuevos avances científicos y técnicos en todos
los ámbitos de la vida ciudadana. Una nueva generación de industriales y políticos ponían en marcha ambiciosos planes urbanísticos,
como el Eixample de Ildefons Cerdá, e industriales para convertir Barcelona en una metrópolis moderna. A nivel social la nueva clase dirigente, la burguesía, adopta el catalanismo y los valores de sus raíces culturales. Es el resurgir de la literatura catalana, y la construcción del Liceu.
 Es la época de las construcciones de los arquitectos modernistas Antoni Gaudí (Parque Güell, Casa Batlló, Casa Milà, cripta de la Colonia Güell, Templo Expiatorio de la Sagrada Familia),
Lluís Domènech i Montaner (Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, Palau de la Música Catalana) o Josep Puig i Cadafalch (Casa Amatller, Casa Terrades).
 
La inestabilidad política debida al asentamiento del catalanismo, mal visto por los sectores conservadores españolistas dio paso a revueltas y disturbios con bombas.
La semana trágica, la republica, la dictadura de primo de Rivera y la segunda Republica serian caldo de cultivo para el golpe de estado del ejército que desencadenó la Guerra Civil.
 

Barcelona de PosguerraFamilia post-guerra civil


 
El 19 julio 1936 se produce el levantamiento del ejército, pero en Barcelona el ejército no tuvo apoyo.
La ciudad fue bombardeada en diversas ocasiones por el ejército y finalmente fue ocupada por el ejército el 26 de enero de 1939,
que abolió la autonomía catalana y sus instituciones políticas, como la Generalitat, y prohibió el uso de la lengua catalana y sus manifestaciones culturales.
Barcelona se vio sumida, durante los casi cuarenta años de la dictadura franquista, en una gran decadencia social y cultural.
 

Barcelona OlímpicaOlimpiadas deportes aquáticos en Barcelona


 
En 1977 se reinstaura la democracia, con el presidente Tarradellas vuelto del exilio se reinstaura la Generalitat y empieza la recuperación cultural catalana.
La proclamación de la ciudad de Barcelona como sede de los Juegos Olímpicos de 1992,
significó una profunda renovación para la ciudad a nivel de infraestructuras e urbanismo que dieron como resultado la Barcelona que conocemos hoy.
Los J.J.O.O tuvieron lugar en Enero de 1981, la ciudad supo organizar unos grandes Juegos Olímpicos
y se dio a conocer como ciudad acogedora y abierta al resto del mundo.
 

Barcelona Hoy

 
La Barcelona de hoy, es heredera de los Juegos del 92, vive de cara al mar y está abierta a otras culturas y pueblos.
Sigue desarrollándose para ser una ciudad competitiva a nivel europeo, con nuevas instalaciones como El Fórum,
construcciones de nuevos símbolos arquitectónicos como la Torre Agbar, las torres Mapfre,  aperturas de museos,
multiplicación de plazas hoteleras e infraestructuras como el Ave (tren Alta Velocidad) y el desarrollo permanente de las líneas de metro.
La ciudad, en su transformación, no ha perdido su historia: siglos de diversidad cultural han sido la base firme para dar forma a una ciudad con
personalidad propia reconocida internacionalmente por su fuerza cultural, económica, política y por ser una ciudad de vanguardia.


Panorama de Barcelona